Otros

Solitary 1.5 – Polvo #2

Por favor, Aiden, det…

Cállate, mocoso. ¿No ves lo que realmente está pasando?- Dijo frunciendo el ceño con molestia.- Ese chico al que llamas “amigo” es culpable de todo.-

-No tienes idea de lo que estás hablando.- Evadí un ataque lateral lanzado por el contrario para tomarlo del cuello y estrellarlo contra el suelo.

-Está en su sangre. ¿Crees que lo forcé a hacer esto? ¡No señor!- Pasó su mano sobre una herida.- Pero el muy idiota no tenía la fuerza para completar esto por si solo.– Sonrió.- Y ahí entré yo.

– Estás mintiendo… Él no es así… No es como tú.- Intentó cortarme nuevamente, llevándose un pedazo de mi camiseta consigo.

– ¿No? Pues, hehe, él mató a todos con sus propias manos. Yo solo estuve ahí para recobrar tanto poder. Así que, si alguien tiene la culpa de esto, es Aiden.-

– Devuélveme…-

-…¿Al chico que no heriría una mosca? Creo que no te puedo dejar hacer eso. No por ahora; chico.-

-¿Por qué hablas en tercera persona? ¿Acaso tu…-

-No; no somos la misma persona.- Dijo señalando con el dedo su ojo.

-¿Él fue quien comenzó esto?- Respondí con un hilo de voz.

– Si. Nadie lo forzó a hacer nada.-

-¿Entonces que haces aquí? ¡VETE!- Soltó una risita.

-Ehm, yo solo estaba tratando de completar el trabajo, pero luego apareciste tú.-

 

Le torcí el cuello y se escuchó un crujido fuerte. Lo tomé del cabello, estrellándolo contra el suelo una y otra vez mientras gritaba. Lágrimas, odio, rencor… Todo estaba acumulado y debía dejarlo salir. Se deshizo hecho en polvo y quedó su gema, la cual pisé con fuerza. Pedazos rodaban. Sabía que iba a volver, pero solamente quería probar ese sentimiento tan amado. Me enferma que haya pensado en las consecuencias hasta ahora. Siempre fuimos sus juguetes, nos dejó por allí y allá a su elección… Para tirarnos al fuego finalmente. Pero la pólvora ha estallado, y no me rendiría tan fácil.

Un fuerte brillo apareció tras de mi, nublando mi vista. Era él nuevamente:

 

-Aww, ¿Me extrañaste, querido?-

-Detente un segundo, maldito conservador…- Dije, deteniendo sus pasos como de danza aproximándose hacia mi.- ¿Fue por todo eso que esto comenzó? ¿Por un simple sentimiento?-

-Supongo que si. Cada vez que volvía, yo iba y venía; creando todos estos… ¿Cómo decirles?… ¿Eventos?-

-¿Cuál es tu nombre?- Su sonrisa se desvaneció de repente.

-Me llaman Dark.-

-¿Quién eres?-

-El poder acumulado… ¿Adónde crees que se fue?- Guiñó un ojo.- ESTÁ EN MI.

 

Se abalanzó encima de mi, halando mi cabello y arrancando pequeños mechones. Lo pateé en el pecho, alejándolo de mi y tomé su cuchillo. Se acercó corriendo a mi y me golpeó el rostro. A la vez intentaba apuñalarlo, pero estábamos en un forcejeo por el arma. Finalmente, miramos abajo y el cuchillo estaba incrustado en su estómago:

-¿Sabes algo?- Dijo con dientes sangrantes.- Yo no hice nada malo.

 

Se desvaneció nuevamente. Me apoyé en un pilar de allí, observando su gema en mi mano, hasta que comenzó a brillar y apareció:

 

-¡Anatomía gema, cariño! ¿Lo haz olvidado?-

-Cállate…-

 


 

– Solo me estoy asegurando de que ese asesino pague por todo lo que ha hecho…- Me agaché recogiendo una maleta con cosas para Boo y Aldii.

 

Escuché un portazo en la casa y sabía que había llegado alguien, que era él. Salí corriendo a la habitación de Aldii y la encontré escuchando música, le quité los auriculares y le pedí que se fuera pronto, adjuntándole un boleto a Nikenea:

 

-¿P-Por qué debo hacer todo? ¿Qué pasó co…-

-No tenemos tiempo ahora. Vete por la ventana y vete a Nikenea, asegúrate de no volver. Nos veremos allá.- Dije revolviéndole el cabello.

-¿Y qué harás tú?…- Su mirada preocupada se fijaba en mí.

-Morirá. No hay otra forma de acabar con esto.-

-Pero…-

-Sé que puede volver, pero me encargaré de destruir completamente su cuerpo.- La tomé de el brazo y la llevé a la ventana, donde la empujé y cerré la ventana.- Perdóname por todo esto.

 


 

-¡Debes irte tú también, infantil, esto NO es un juego!- Dije tomándolo de los hombros, a lo que él respondió empujandome.

-¡No soy un niño ahora! ¡Sé que puedo ayudarte a detenerlo! Tú… Vete con Aldii.- Sonaba resignado, como si se hubiese rendido.

-No planeo dejarte aquí solo.-

-¿Entonces planeas morir hoy?-

 


 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

♥ Deja tu comentario en la caja de abajo, lind@ ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s