Otros

La necesitas tú – Especial

Una vez más, vengo con un relato narrado desde el punto de vista de Aiden, al final de Solitary; donde explica que el héroe de la historia NUNCA es perfecto. Mejor los dejo con esto que, sinceramente, me ha dado una satisfacción personal muy grande por el resultado.


Narra Aiden:

En estos momentos de consciencia, quiero decirte algo desde el corazón:

Me enfermas, Fragi.

Rompiste las barreras de la realidad y la ficción, intencionalmente o no. No creo que le prestes atención a ello.

Debo aceptar mi existencia en este momento. Doy pena, asco y lástima; inspiro dolor. Estoy listo para que me mates otra vez, para que reduzcas mi cuerpo a cenizas nuevamente. No me decido si llegar al punto del suicidio una vez vuelva a estar solo, sin amigos; como siempre he estado. No sentiré nada por nadie, odio, amor; ni siquiera por mi mismo. En otro momento lo sabré, pero no hay claridad en mi túnel.

Estás ahí frente a mí con tu expresión casi vacía, aparentando solo hacer esto por deber; con tu suave y sedoso cabello blanco y con una mirada de odio y tristeza; pareciendo que no me reconocieras. Te veo esquivar cada uno de mis ataques, contraatacando cada uno de ellos con uno más fuerte. Veo tu sonrisa falsa al acabar con mi vida una vez más, pero no te creo nada.

Intento buscar un momento de paz, pero me interrumpe el ruido de tus pasos. Eres un ninja contra mi. Representas el paso de la desgracia y dolor que dejé a mi paso en todo momento; pero no contienes la gracia de una escultura jónica. Aún después de todo esto, te has ganado mi respeto y miedo. No puedo sentir amor ni tolerancia por ti, y extraño hacerlo. Siendo el yo actual no puedo apreciar nada que me llame o me importe, no puedo admirar el paisaje ni lo especial que eres. Tu brillo de luz propia.

“Eres un monstruo” dices. Pero yo no soy el monstruo, TÚ lo eres. No te cansas de decirme lo mismo, de repetir varias veces con tal de que todo salga a tu modo. Claro que me he preguntado y he razonado. Sé todo el mal que he hecho, y quiero detenerme, pero no lo haré. No te malcriaré más de lo que ya lo estás, no te dejaré modificar el mundo a tu manera. Vendré aquí una y otra vez para derrotarte, nunca me detendré.

Cada vez eres más distinto. Cada vez que vuelvo te miro a los ojos y no encuentro las palabras para describir la sensación de mal agüero. Aunque me duela, quisiera que me mataras, porque te extraño, necesito y quiero; pero sé lo que intentarás a continuación.

Una lágrima resbala por mi mejilla cuando me repites que maté a todos tus amigos, tu familia. Sé muy bien lo que hice, sé exactamente el hijo de puta que soy. Maté al ser a quien amo, nunca se lo confesé; y ahora mucho menos. Pero esto no trata de mi.

No eres perfecto como crees ser. Solo haces esto por placer; no por cariño a los seres caídos. Hice a tus amigos desaparecer; te hice daño; pero sigues aquí, conmigo.

No estás porque quieras a tus amigos de vuelta. Cada vez que cometa un error que te afecte buscarás la forma de arreglarlo. Si no encuentras como, tengo el miedo de que el tema te persiga por el resto de tu vida. Pero, luego de pensarlo mucho; es mejor eso y dejar pasar tu oportunidad.

En mi muerte, me tienes preocupado; me tienes infeliz.

Espero el momento que renuncies. Solo quiero escucharte decir “Me rindo” para poder detenerme. Necesito abrazarte, necesito decirte todo lo que me guardo en mi. Sé que es imposible. No saldremos de aquí juntos. No puedo darte nuevamente el gusto de tu última ruta. Terminar de forma “feliz” (osea, matándome) solo alimentaría tus ganas y obsesiones de perfección.

Intentas pintarte como el héroe de la historia, la persona que salva el mundo, pero eres solo un chico malcriado. Todo debe salir a tu forma para que seas feliz y estés completo, pero cuando llegué tus ansias de perfección te hicieron cambiar todo una y otra vez.

No somos perfectos. Veo mi reflejo en la ventana de tu habitación y estoy más seguro. “No saldremos vivos de esto”, repito. Debes rendirte, necesitas rendirte; porque no todo será como deseas. Dejaré que me mates mil veces, aunque eso implique mi falta existencial. Entiende que en la casa mi habitación siempre sería la vacía.

No se lo que ha pasado ni cuando ha pasado, pero te has encerrado en una burbuja de perfección y orden propia. Te veo sufrir, me ves sufrir; pero pareces no entender que, aunque te haya hecho todo esto, al final fue por tu bien. Yo también puedo llorar, también puedo gritar.

Pasé por demasiado, y pasaría por más para pararte. No quiero estar más aquí, no debería estar aquí. ¿Qué será lo próximo? Espera, déjame adivinar. Luego de que hayas arreglado todas las vidas en el mundo, no reconocerás nada. “El dinero no te puede hacer feliz”, cito este refrán.

Quisiera que todo volviera a ser como antes. Quiero poder volver a sentir, volver a ser esa gema que alguna vez llegó a tu planeta en una cápsula; pero ya es imposible. Sé que si te dejo continuar seguirás construyendo todo a tu manera. Para mí, más que un ser vivo, eres un robot. Nunca paras, vas de logro en logro, formando calles, edificios y puentes a tu paso; pero cuando mires atrás te darás cuenta que no conoces ni la mitad del piso en el que habitas.

Como siempre me dijiste, debes parar un segundo, mirar lo que tienes y haces para quedarte disfrutando el momento; pero te saltaste al último paso. Sé que disfrutas matarme, peliblanco. Esto no te hará “avanzar” en tu vida; no te hará alguien perfecto o integro. Es el consejo de alguien que ha comprobado que es así. Quiero salvarte.

Si pudiste decir ese consejo de forma perezosa; quiero repetírtelo también.

Dices perdonarme, pero cuando suelto mi arma solo me matas de las formas más crueles del mundo. Cada vez que vuelvo me perdonas una vez más, y aunque sepa lo que sucederá luego sigo soltando mi arma, con la esperanza de que algún día me perdones como yo ya te he perdonado. Porque me has hecho infeliz.

No me detendré jamás. Te quiero; debo hacerte entender esto por la fuerza. Porque ambos sabemos que no soy yo quien lo necesita, la ayuda la necesitas tú.

Anuncios

Un comentario sobre “La necesitas tú – Especial

♥ Deja tu comentario en la caja de abajo, lind@ ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s