Otros

El cuaderno de Amelie- Capitulo 2

-Capítulo 2-

-Adry-

Yo, al día siguiente, como cualquier otro día tras las primeras horas, estaba en el comedor. Comiendo pastel de fresa, uno de mis postres favoritos. Pero entonces apareció el listillo de Darío, novio de Ana, junto a ella, e igual de pijo que ella. Lo único que me pareció bueno de la situación es que las niñas pijas que Ana lideraba no estaban con ellas. Aún así, la cosa no es que me hiciera mucha gracia.

-¡Huy, si tenemos aquí a Adry, el fantasma de la escuela!-Dijo Darío.
Como ya sabrás, a veces me da por intentar llegar a los sitios como un fantasma, sin que me detectaran, lo que me ha concedido el mote de fantasma de la escuela, y eso que ni estamos en una. Probablemente sea porque lo hago desde que iba a una.

Como, de hecho, ese mote me gustaba, solo reí y dije:

-Gracias por el alago, Darío, me haces sentir tan bien…

Darío puso, por unos segundos cara de sorprendido, como si le extrañase que me gustara el insulto, pero en seguida reaccionó y dijo:

-Es normal que te llamemos fantasma, como usas ropa tan vieja, nosotros, por otro lado, tenemos el mejor look. Sueñas si quieres uno como estos, Adry.

Yo le contesté como filósofo:

-¿Sabes? Conoces el precio de todo, pero el valor de nada.

-Valor y precio es lo mismo-Dijo Darío.

Ese comentario dejó al muy imbécil como, bueno, como muy imbécil. Al menos para mí me pareció estúpido.

-Te diré una cosilla-Le dije-Eres superior a mí en lo que respecta a la economía. Pero, en el resto, yo soy MUY superior a ti. Sobretodo mentalmente.

Fue divertido porque Darío se dió cuenta del insulto 15 segundos después.

-¡¿Qué has dicho?!¡Voy a hundirte si lo repites!

Entonces la profesora Felicia entró al comedor e interrumpió la pelea, si así se podía llamar.
-¿Que está pasando aquí?-Dijo Felicia.

-¡Adry me está insultando!-Respondió Darío.

Sin embargo, la cosa no era precisamente así. Silvia, que estaba sentada dos mesas atras, dijo:

-En realidad, Darío ha empezado a molestar a Adry, e incluso le ha amenazado.

Felicia preguntó a Ivan si era eso cierto.

Ivan, en lo que se refiere a peleas, nunca mentía. Y Felicia lo sabía muy bien.

-Sí.-Dijo Ivan-La víctima, realmente, es Adry.

Felicia se llevó a Darío al despacho del director. Yo le agradecí a Silvia su labor, en lo que entra Ana a molestar.

-¡Eh!¡Si se os ocurre volver a hacer que mi pichoncito vaya al despacho del director, lo pasaréis muy mal!

La palabra pichoncito me dió asco.

Pero detrás estaba Julio, otro de los profesores, y Ana corrió el mismo trágico destino que Darío.

Después de terminar la comida, me marché a nuestra habitación.

Y bueno, Aiden, ¿tú sabes algo que no hayamos visto nosotros? No sé, a lo mejor…

Anuncios

♥ Deja tu comentario en la caja de abajo, lind@ ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s